Todas las historias comienzan como algo que se piensa, se organiza y finalmente se desarrolla cuando alguien comienza a escribirla o a narrarla.

 

       Esta historia también comenzó como algo pensado…pero pensado por el amor de Dios, ya que fueron sus designios lo que dieron origen a toda esta obra de amor y entrega.

 

       Mientras se jugaba el mundial ’78 llegaba a la Argentina, proveniente de Polonia, un hombre con muchas ganas de trabajar y sembrar en nombre de Dios, el Padre Tadeo Mastej (sacerdote misionero).

 

       Fue así como después de un tiempo y estando a cargo de la Capilla San Alberto Magno, se comienza a gestar en su mente la posibilidad de crear un colegio a partir de observar las necesidades del barrio.

 

       En noviembre de 1989, una mañana cálida de un verano que ya se acercaba, bajo un grupo de cipreses del terreno destinado al colegio, comenzaba a dar forma la obra del Señor. 

 

       De esa reunión participaron el padre Tadeo, la señora Teresa Bertolini (futura representante legal); la señora Alicia Mazzocchi (futura directora) y las señoras inspectoras de educación Herta Glöggler y Lidia Gonzalez.

  

       Fue una tarde del 11 de marzo de 1990, cuando se abrieron las puertas de las instalaciones para recibir a un pequeño grupo de niños que, junto con sus padres, llegaban llenos de miedos y al mismo tiempo con un gran deseo de crecer.

 

       Quienes los recibían compartían los mismos sentimientos, pero nada ni nadie les quitarían el amor puesto en lo que les tocaría vivir y que cambiaría definitivamente sus vidas.

 

       Allí se encontraban las docentes: Alicia Mazzocchi (directora con 1º grado a cargo)

                                                             Andrea Martín (3º sección del nivel inicial)

                                                             Liliana Soria (sala integrada de 3 y 4 del nivel inicial)

      

Pasado un año (1991) de arduo trabajo pero con una alegría cotidiana, el colegio recibe su Nº de DIPREGEP (2843) y la subvención del 100%.

 

       Todo se va acomodando y encaminando para dar lugar a la llegada de los primeros docentes de horas especiales: Leonardo Del Valle ( Ed. Física) y Marcela Berón (Artística) (1992).

 

        En el año 1994 surge el cargo de vicedirectora; es asumido por la señorita María Inés Ariza. Quien, por razones personales, en el año 1996 se aleja del mismo, siendo reemplazada por la señora Mónica Toñiolo hasta la actualidad.

 

         Un suceso importante llena de alegría a la comunidad. Se inaugura el nuevo edificio destinado para el nivel inicial y la dirección de E.G.B.. El acto de inauguración se realiza en marzo con la participación del Obispo Monseñor Desiderio Collino y la Srta. Alicia Peco, secretaria de JUREC.

 

        El colegio sigue creciendo por el paso del tiempo y por el deseo de superación de cada uno de sus integrantes y como proyecto comienza el espacio destinado a las áreas extraprogramáticas de Inglés y Computación. Es así como nos encontramos frente a la conocida Transformación Educativa del año 1997.

 

        Ante todo este desafío y bajo la Mirada Paternal de Dios, el padre Tadeo inicia la construcción del segundo piso destinado al 3º ciclo de la E.G.B.

 

        Casi, sin darnos cuenta, llega el año 1998. Para nosotros un año muy especial.

 

         Dos hechos importantes marcan la historia de nuestra institución.

 

         Por un lado comenzamos a vivir los preparativos para realizar la fiesta de colación de nuestros primeros egresados y por otro lado tomamos conocimiento de algo que nos sorprende y nos entristece. El padre Tadeo   (fundador, servidor de Dios, luchador incansable para que esta obra sea posible) nos pone al tanto de su decisión de tomar otros rumbos para iniciar un nuevo camino que lo llevaría a una parroquia de la ciudad de Macachín, en la pcia. De La Pampa y allí continuar con su servicio pastoral.

 

    Durante este año se inicia el proyecto de creación del Polimodal.

 

    Con el inicio del año 1999 llega a la institución el padre Daniel Balabani .

 

    Se comparten las instalaciones destinadas para 3º ciclo, con el 1º año de polimodal.

 

    Sufrimos en la comunidad educativa una dolorosa pérdida; el 21 de marzo, en un accidente automovilístico fallece Rafael Buet quien se desempeñaba como preceptor de tercer ciclo. Aceptando la voluntad de Dios y con la certeza que él nos protege, aún hoy seguimos recordando su presencia con una sonrisa en los labios.

 

    En noviembre de este mismo año surge el cargo de secretaria; el mismo es asumido por la Sra. Nora Cruz.

 

    Con el cambio de milenio llegan nuestros primeros diez años de vida como institución.

 

    Como parte de los festejos se bendicen las instalaciones nuevas destinadas para 8º y 9º año, ya que el último piso fue ocupado por el nivel polimodal.

 

     La misa fue concelebrada con Monseñor Desiderio Pollino y el sacerdote Daniel Balabani. Para esta ocasión también contamos con la presencia de la Srta. Alicia Peco.

 

     Al año siguiente es nombrada como segunda vicedirectora la Sra. Claudia Mazzocchi teniendo a su cargo la supervisión del Nivel Inicial.

 

     A partir del 30 de septiembre de 2003 se hace efectiva la independización del jardín.

 

     La comunidad educativa sigue su curso, siempre bajo la mano protectora del Padre y del manto maternal de nuestra Madre.

 

     El día 15 de julio de 2005 sufrimos y tuvimos que ver el derrumbe del techo de la capilla que había sido construido bajo la supervisión del padre Daniel tres meses antes.

 

     Esto significó para todo el plantel docente un gran golpe, especialmente porque debimos hacer frente a acusaciones que nada tenían que ver con nuestra responsabilidad.

 

     Pero al mismo tiempo sirvió para reafirmar lazos de amor fraternal, apoyándonos unos a otros no permitiendo que hechos tan ajenos a nuestras decisiones pudieran separarnos. Los cimientos hechos por otros fueron tan fuertes que nada pudo derribarlos.

 

     Algunos se van buscando nuevos caminos, sabrá el Señor por qué, mientras que otros llegan… también como parte de la obra de Dios.

 

    Todo trabajo que iniciamos o continuamos tiene que ver con la entrega, la constancia y el esfuerzo por lograr el objetivo que hace algunos años atrás movilizaron el corazón de aquellos que pusieron sus esperanzas aquí.

 

    Gracias Padre Nuestro por habernos permitido ser protagonistas, en esta, tu Obra.

Foro Ex Alumnos

  • No hay mensajes a mostrar